lunes, 29 de septiembre de 2014

El beso que olvidaste en mi mejilla.



(Pintura de Vicente Romero)

  1. El beso que olvidaste en mi mejilla

    ¡Quién rejuveneciera un nuevo estío
    su talle sobre el tálamo de arena;
    la mixtura de luz y piel morena,
    el vendaval del párvulo amorío!

    Loco en mi soledad, coreografío
    el tango de la ola y la melena,
    el frescor a coral, la blanca escena
    del corazón tallado en el bajío.

    Hoy, de entre la maraña de esa historia
    volviste por la playa a asir mi mano,
    a velar mi pisada por la orilla

    y a desaguar tu boca en mi memoria.
    ¡Ay, quién te devolviese otro verano
    el beso que olvidaste en mi mejilla!

viernes, 1 de agosto de 2014

¡Necio cadáver mío!



(Pintura de Michael Cheval)
¡Necio cadáver mío!
                                             (Soneto en dodecasílabos 7/5 y rima continua)

Ya no se fugan soles de su pupila
ni le hierven suspiros cuando me extraña,
ya su rostro lacado de camomila
no ilumina el celaje que me acompaña …

¡Necio cadáver mío que no asimila
que se le ausente el riego de la pestaña!,
que preñada de lirios duerma tranquila
sobre el tálamo espeso de la cizaña.

Si morir de cariño ya no se estila,
si el imán de la luna ya no me engaña;
¿quién me alivia este cáncer que me destila,

quién me redime el pecho de esta guadaña
que cuanto más la arromo más me mutila…
que cuanto más la abrazo más se me ensaña?




jueves, 26 de junio de 2014

Fugitivo encanto


Pintura de Michael Cheval


Un fugitivo encanto

Aunque yermo es el surco que me abriga
y sediento el torrente en que me riego,
de tarde en tarde le retoña espliego
al ponzoñoso tallo de mi ortiga.

 De tarde en tarde el corazón me obliga
y con la primavera me restriego;
flaco de luna y por la luna ciego,
parturienta de gozos la fatiga.

 Como jilguero en su colgada trena
silbo a mi libertad; pueril alarde
de libertad para quien no la estrena…

 Mas te llego a olvidar, aunque me aguarde
un funeral de piel, saliva y vena…
de tarde en tarde, amor, de tarde en tarde.


miércoles, 18 de junio de 2014

Una huella.

 
Pintura de R Olbinski

El amor es una pregunta que intenta alcanzar el ser del otro
Puede haber amor, pero no existe hasta ser nombrado.
Jacques Lacan.

.
Una huella



  1. Baja el viento hasta el prado el velo de la cumbre
    y en el prado convida sus aguas a la fronda;
    lega la fronda el verde al hambre de la lumbre
    y la lumbre su aliento al viento que la ronda.


    Y el aire va y le turba al mar su mansedumbre
    rizándole a su espejo una promiscua onda;
    ola que torna al puerto en terca servidumbre
    prendada del influjo de la cometa oronda.

    Todo imprime en su viaje, un estigma, una huella
    como el morir, perpetua, o fugaz cual centella;
    un signo de presencia bajo el dosel celeste.

    Pero mi amor que late sin que se manifieste
    no pregona su intriga, ni deja estela alguna
    en viento, fronda o agua, en lumbre, mar o luna.

viernes, 18 de abril de 2014

Abril

 
 
 
 
  (Pintura de Scott Kiche)

 Abril
(Soneto en alejandrinos)
 
 

Hoy dibujó el tirano azogue del espejo
un esbozo risueño al antifaz que arrastro,
una mueca de almíbar a mi febril reflejo,
un matiz transparente al gesto de alabastro.
 
Hoy despertó mi oído el aria del vencejo
y provocó a mi verso un irrisorio astro;
hoy la “dama de noche” en un breve cortejo
prendó a la madrugada con su fragante rastro.

 Será que abril despeina las crines del relente
y el alba pavonea del talle del narciso,
será que cantan salmos los grifos de mi fuente.
 
Esta mañana, madre, así, sin previo aviso
le han anidado pájaros al roto de mi frente
y en el erial del alma he visto un paraíso.



 
 
 

 


viernes, 28 de marzo de 2014

Tal vez mi lira es tosca

 
(Pintura de Vladimir Kush)

 Tal vez mi lira es tosca

No sé si alguna vez logró causar mi rima
llovizna en la mirada; un pálpito fortuito
que insumiso en la entraña el corazón comprima,
una emoción liviana al degustar lo escrito.

 Interrogo esta duda que al brotar me lastima,
me relamo la llaga del ingenio marchito
y me empino inseguro a esa frágil tarima
de la palabra tersa…del matiz exquisito.

Quizás la mar no hechice cual lo trazó mi pulso
o el lirio languidezca cuando mi voz lo invoca,
tal vez mi lira es tosca y de sonido insulso.

Pero cuando tu estampa la confusión derroca
deserto de temores, mi pequeñez impulso
y se me preña un verso del grana de tu boca.

sábado, 15 de marzo de 2014

¡Qué absurdo el crisantemo!"





 ¡Qué absurdo el crisantemo!

  1. Hoy desterró tu llanto de su alcoba
    y de su tímpano tu voz doliente;
    hoy no intuyó tan confundida mente
    que el envase del alma no se roba.

    Creyó tu sangre virgen, hiel de loba;
    oyó tu labio quieto, impertinente…
    para blandir su hierro omnipotente,
    para invocar la cruz y la caoba.

    ¡Qué absurdo el crisantemo que te vela,
    qué infecundo el amor, turbio, lejano!
    ¡Qué níveo tu semblante de canela!

    ¡Cuán lozana la vianda del gusano!...
    y que indecente el verso que a la esquela
    osó esculpir la escoria de su mano.



    Por tanta mujer a la que silenció la mano que debió acariciarla.

viernes, 31 de enero de 2014

Cuando el amor arraigue.

Cuando el amor arraigue

Donde el amor arraiga anida la pureza;
da igual si fue tu boca la que hurtó mi saliva
o tu cálida alcoba la que obró mi terneza...
si es tu tez la que drena mi lágrima furtiva.

No sé si hay otra vida donde la muerte empieza
para poder amarte, sin que mi pulso escriba
sonetos anegados en posos de tristeza;
donde te guiñe el alba de mi pasión cautiva.

Cuando la noche apague tu mirar esmeralda,
en el pretil del cielo me casaré contigo
y mulliré mi nube al hueco de tu espalda.

Cuando el amor arraigue, ni preso, ni mendigo,
en un jardín del limbo dormitaré en tu falda,
ya nunca más, tu amante… ya nunca más, tu amigo.












viernes, 3 de enero de 2014

Amor en cuarto menguante (Glosa en ovillejos)

(Pintura de R. Olbinski)
Amor en cuarto menguante
  1.                                                         (Glosa en ovillejos)

     
    Pasión que al alba perece
    no ostenta virtud alguna,
    que mengua tal cual la luna
    si cual la luna no crece.



    ¿Es amor o es confusión?...
    Pasión:
    crisol que a mi tedio salva,
    que al alba
    cuando a tu sol le apetece
    perece.
    ¿Es amor…o lo parece?
    ¿Será cierta o es fingida,
    Mujer, tu descomedida
    pasión que al alba perece?



    Tan confusa cenicienta
    no ostenta
    más gracia que juventud;
    virtud
    tan fugaz que no es fortuna
    alguna.
    El edén que hay en tu duna,
    solo retoña al ocaso;
    tan efímero parnaso
    no ostenta virtud alguna.



    La noche ensancha su lengua
    que mengua
    la púa de tu zarzal;
    tal cual
    se nos incendia oportuna
    la luna.
    Mas tan argenta laguna
    torna a ser un cortafuego,
    linimento para un ego
    que mengua tal cual la luna.


    Y así bebo en tu brocal;

    si cual,
    enigmática vacuna,

    la luna
    te ungiera cuando oscurece.
    ¡No crece;
    de mil ortos convalece
    nuestro encanecido amor!
    que menguará de sopor
    si cual la luna no crece.